El Bar Muñiz: El Madrid castizo y eterno.

Andaba yo vagabundeando, como tantas veces, por Madrid, cuando recalé, por pura casualidad, en el Bar Muñiz, en la Plaza de Santo Domingo 12, muy cerca de la Gran Vía.

Necesitaba una cerveza bien tirada para paliar la sed que ya invadía mi garganta. Y allí estaba el Madrid castizo y eterno para recibirme y agasajarme.

Su dueño se llama Bonifacio. Es de Espinosa de los Monteros, provincia de Burgos. Tira las cañas mejor que los ángeles y se jubila a finales de año. Me preparó una tapa de morcilla de Burgos, con un toque de picante, que casi lloré de la emoción.

Luego charlamos. De esto y de lo otro. Con otro buen amigo suyo que se estaba tomando un vino. Buena bebida, buena comida y buena conversación. Personalmente, no necesito nada más para ser feliz.

Bonifacio vende sus sifones antiguos. Pero, ¿por qué no los conservas? le pregunto. Y yo para qué los quiero, me espeta. Y tienes Callos a la madrileña caseros. Para tomar o para llevar. No los probé pero, me juego mi hombría, a que están para hacerlos una ovación cerrada.

Pregunté por los servicios y, Bonifacio, dijo: claro. Se agachó y levantó una trampilla. Se vislumbraron unas escaleras oscuras que descendían a los infiernos. Parecías estar descendiendo a unas catacumbas romanas.

En una ocasión, Michael Laudrup, entró en el Bar Muñiz, conoció a Bonifacio y, unos días más tarde, le trajo una foto suya firmada. Unos periodistas daneses dieron con la historia y lo publicaron en un diario danés. Bonifacio luce, orgulloso y altivo, el recorte de la noticia del periódico.

Me despedí. Estreché con fuerza su mano. Y le prometí que hablaría de él en mi blog. Bonifacio sabe perfectamente que es un blog.

Así que, conque una sola persona lea esto, y conozca a Bonifacio y al Bar Muñiz, me doy, sobradamente, por satisfecho.

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.