íbamos como sardinas en lata en el vagón