Lumpini Park en Bangkok

Lumpini Park

Llevaba toda la mañana danzando por Bangkok. Mi amigo se había quedado en el hotel porque no se encontraba bien y yo, cámara en mano, me había lanzado a patear la ciudad. Tenía un fogonazo continuo de instantáneas. Estímulos por todas partes.

El Tuk Tuk y su conductor

Llegados a este punto, cogí un Tuk Tuk. Su conductor me recogió con mirada laboriosa y aburrida. Un turista más. Seguí viendo la capital asiática. Ésta vez desde otra perspectiva. Las calles eran avenidas inmensas. Largas venas abultadas de vehículos.

Calles de Bangkok con sus taxis de llamativos colores

Me bajé del Tuk Tuk y seguí caminando. Ya debía ser cerca del mediodía. A lo lejos, divisé una especie de superficie verde. Dirigí hacia allí mis pasos. Mis pies me lo iban a agradecer, pensé.

Paz y tranquilidad en Lumpini Park

Y acerté.

Todavía no lo sabía pero había llegado al Parque Lumpini. El que podríamos llamar El Retiro de Bangkok.

Tras la I Guerra Mundial (concretamente en 1920) el rey Rama VI había cedido terrenos de propiedad real para la construcción del que sería el primer parque de Bangkok. Por aquella época era toda una novedad. Esas cosas todavía no se estilaban.

Estatua del rey Rama VI

El Parque tenía un lago artificial. Había piraguas y patinetes de pedales para alquilar.

Lago artificial

Hacía un sol de justicia. Estaba sudando como un pollo. Me senté en un banco y me puse a ver las fotografías que había tirado. Menudo tiovivo de imágenes.

A los diez minutos ya me había cansado de estar quieto. Reanudé el paseo. No había mucha gente a esa hora. Algunas parejas, coquetas y atribuladas. Y poco más.

Uno de los varios monumentos que había

Hubo un par de cosas que llamaron, poderosamente, mi atención en Lumpini Park.

La primera unos pedazo de lagartos que surcaban las aguas del estanque. Se me antojaron parecidos a los dragones de Kómodo.

Luego supe que eran varanos gigantes, que podían llegar a medir dos metros y, aunque, en principio, eran inofensivos, a ver quién era el guapo que se acercaba a darle unas migitas de pan.

Varano gigante

La segunda fue la existencia de una especie de gimnasio al aire libre. Cachitas locales ejercitaban sus músculos mientras el resto de mortales les mirábamos con incredulidad.

Gimnasio al aire libre

Cuando, a posteriori, leí cosas sobre el pulmón de Bangkok, me enteré de algunas curiosidades. Una de ellas es que Lumpini es el nombre del lugar donde nació Buda en Nepal. Otra, que se daban clases gratuitas de Tai Chi.

La que más me chocó fue que a las 8:00 y 18:00 horas se ponen por los altavoces el himno de Tailandia. Al parecer, la gente, en señal de respeto, se pone de pie y canta. Fue una pena que no lo viera.

No sé cuánto tiempo estuve en el Parque Lumpini. Lo que sí recuerdo es que me sentí muy bien entre sus avenidas verdes.

Las calles de Bangkok

Luego volví a la marabunta. Al Caos de Bangkok. A los pistoletazos de gente, hormigón y coches.

Lumpini fue un oasis pasajero. Una vitamina amena y sucinta. Una canción lenta de Iggy Pop.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.